Viernes 23





Hoy toca día familiar, así que otra vez dos grupos. Nosotros nos vamos para Machida, donde hacemos unas compras, comemos en un restaurante taiwanés y.... de postre un maravilloso masaje de 30 minutos en un centro comercial.

Después de tanto tute en este viaje, este masaje nos sienta divino... masaje en las piernas o en la espalda, música relajante y por ultimo un buen te japonés. Un oasis de tranquilidad dentro del centro comercial y de Tokio.

La cena con toda la familia es un Izakaya bastante ruidoso y coloquial, con lo que uno se encuentra a gusto y como si estuviera en España. Todo delicioso, la comida, la cerveza y la compañía.

Sacha, Sofía, Lois, Belén, Suso y Javier pasan la mañana en Roppongi, más concretamente en el depato de Ropppongi Hills, desde lo alto de su centro comercial hay unas vistas impresionantes de la ciudad de Tokio. Por la tarde ya se dirigen a Shinjuku donde quedan con Ryoko que les hace de cicerone. Cenan en lo alto del Mitsui Sumitomo Building con el fondo de la noche y los rascacielos de Shinjuku.

Posteriormente se desplazan todos en taxi, desde Shinjuku hasta Shibuya, donde disfrutan de una de las cosas típicas de la noche japonesa: EL KARAOKE. Después de dos horas de fusilar canciones, llega la hora de los pubs para tomar alguna copilla y a terminar en una discoteca... Friday night en Tokio. Bueno del regreso de los noctámbulos no vamos a hacer ningún comentario ;o)
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Top 5